Puesto de trabajo, llega la era de la flexibilidad

Los estudios más recientes demuestran que el teletrabajo ha sido eficaz en un alto porcentaje, considerándolo incluso más productivo, si bien ha debilitado mucho el contacto entre los equipos de trabajo.

La pandemia situó al teletrabajo como la única opción factible para la continuidad de los negocios, pero la actividad maliciosa presente en la red, junto a los descuidos de los empleados y la falta de políticas sólidas de seguridad, así como otros factores, crearon ciertas dudas sobre la eficacia del trabajo en remoto. Ahora, tras la vuelta a la oficina por parte de muchas empresas, algunos apuestan por la fórmula ideal: el trabajo híbrido.

Trabajar desde casa fue la solución adoptada por la gran mayoría de empresas y organizaciones durante el confinamiento y gran parte de la pandemia. Ahora, con más del 70% de la población vacunada y animados por una vuelta a la “normalidad” que genere progreso económico, muchos empleados han vuelto a la oficina. Los estudios más recientes demuestran que el teletrabajo ha sido eficaz en un alto porcentaje, considerándolo incluso más productivo, si bien ha debilitado mucho el contacto entre los equipos de trabajo.

Además, el aumento de los delitos cibernéticos ha influido sin duda en el regreso a las oficinas, como fórmula para mejorar el control de la red y los dispositivos. No obstante, y a pesar de ello, las compañías están apostando por la fórmula del trabajo híbrido como fórmula estable para los próximos años. De hecho, más del 62% de los empleados estiman que este será el futuro del puesto de trabajo, combinar trabajo en remoto y gestión desde la oficina.

 

Adoptando nuevas medidas

Esta nueva realidad presenta un desafío para las empresas y no es otro que el de disponer de buenos dispositivos móviles con un nivel de seguridad aceptable. La flexibilidad que supone trabajar tanto desde casa como desde la oficina implica mejorar ambas cosas y, en consecuencia, un mayor apoyo presupuestario. La seguridad de las redes es imprescindible, pero igualmente lo son los dispositivos utilizados que tiene una incidencia directa sobre la productividad de los empleados, así como la concienciación respecto a la vigilancia de los datos.

Las grandes empresas privadas han sabido abordar el teletrabajo de forma exitosa, si bien se enfrentan ahora a un nuevo reto: dotar de medios a sus trabajadores para poder desarrollar sus funciones en este nuevo formato híbrido. Este nuevo workplace hará que la movilidad y la seguridad informática tengan mayor peso en las decisiones corporativas de los consejos de administración, consiguiendo mayores partidas presupuestarias.

Por su parte, las medianas y pequeñas empresas aún deben de abordar con mayor profundidad esta temática y, gracias a las nuevas ayudas procedentes de los fondos europeos, podrán impulsar la ciberseguridad y el PC como herramientas fundamentales en sus organizaciones. Ahora es el momento de transformar definitivamente sus negocios. Nunca contarán con más apoyo para hacerlo. Además, Compusof proporciona a este nuevo entorno las soluciones, los servicios y el soporte necesario para impulsar la digitalización y la evolución de empresas y organizaciones. Avanzamos entre todos en la nueva era digital.

 

Leer el artículo en Aslan.