Hacia un nuevo panorama del ‘workplace’

Artículo de opinión de Moisés Camarero, Director General del Grupo Compusof, sobre el futuro del Workplace.

La pandemia ha derivado en la adopción del trabajo híbrido como fórmula eficaz de trabajo en la nueva era. En ello entran en juego diferentes factores como la infraestructura, la conectividad, la seguridad y las aplicaciones de gestión en la nube. Un conjunto de elementos donde el profesional debe estar capacitado para sacar más partido a las nuevas tecnologías y potenciar la digitalización con el objeto de mejorar la productividad y favorecer la conciliación.

Tanto las empresas privadas como la administración pública están adoptando el teletrabajo, ya sea en forma híbrida o incluso como opción definitiva. Es la manera de vitalizar la gestión y garantizar la continuidad de la actividad, si bien cuenta con diferentes elementos esenciales para que esta apuesta sea exitosa. Lo primero de todo es conocer qué tecnologías se adaptan mejor a las necesidades del negocio y a partir de ahí configurar el ‘workplace’ como punto base de desarrollo y productividad.

El análisis de los requerimientos definirá qué tipo de aplicaciones pueden estar basadas en la nube y qué herramientas se necesitan on premise. Además, la implementación de infraestructura va igualmente relacionada con la actividad del negocio. Por ejemplo, está creciendo la demanda de impresoras individuales para el despacho doméstico, mientras que desciende el uso de la impresión departamental, ligada a la oficina. Igualmente, importante es la conectividad; hay que recordar que el nuevo ‘end point’ fuera de las oficinas tiene que permanecer conectado con las aplicaciones corporativas y eso conlleva la implementación de una seguridad efectiva en un ambiente móvil y totalmente distribuido.

En este nuevo entorno, la formación del empleado también juega un papel relevante. La preparación y el conocimiento es fundamental para el desarrollo de una estrategia que mitigue los problemas derivados de la falta de presencia física del empleado y que dispare la productividad. El Canal cuenta hoy en día con el valor añadido y el apoyo de los fabricantes para llevar hasta el profesional las herramientas que precisa para el avance del nuevo puesto de trabajo.

Por su parte, las administraciones comienzan a implementar esta figura como parte de su estrategia de mejora del servicio al ciudadano. Algunas áreas son tremendamente sensibles a la continuidad de servicio y de ahí que los responsables del área estén apostando por el teletrabajo e incorporando tecnología que contribuyan a este seguimiento. Algunas de las administraciones, como la central del estado, tiene bien avanzado este tema, si bien otras como las locales o autonómicas aún necesitan implementar tecnología que apoye al nuevo ‘workplace’.

 

Ver el artículo de opinión en Interempresas.