Bienvenidos a Compusof España.
País:

Tribuna - La revolución que viene: Internet of Things

Hace algo más de un año el Ministro de Industria nos sorprendió a todos -incluyendo a las eléctricas- prometiendo un ahorro del 3% en la factura de la luz aplicando la cotización diaria del mercado en lugar de un precio fijo anual. Obviamente ello requería la implementación de nuevos contadores, conectados e inteligentes. Por otro lado, en Madrid hace tiempo que se tarifica el aparcamiento público en función de la hora, la zona, el nivel de ocupación e incluso, el tipo de vehículo. Los nuevos sistemas de seguridad del hogar nos permiten controlar casi todo, desde ver a través de las cámaras si el perro está ladrando mientras cenamos fuera, hasta calentar la casa antes de que lleguemos. Por si fuera poco podemos poner en marcha el estofado para que esté listo cuando lleguemos, y todo ello utilizando sencillamente nuestro móvil. Parece que la tecnología y la eficiencia nos llevan casi en volandas hacia un futuro en el que todo estará conectado.

El próximo mes de septiembre se celebra en España el Congreso Mundial de IoT –“Internet of Things” o Internet de las Cosas- en el que se mostrarán una multitud de aplicaciones industriales y domésticas de esta imparable tendencia. El potencial de transformación social es enorme, tanto como lo tuvo Internet en su momento. El número de dispositivos conectados ha crecido enormemente en muy poco tiempo; de 500 millones en 2003 a 12.5 billones en 2010, con una cifra estimada de 50 billones para 2020, es decir, 7 dispositivos de media por habitante del mundo, una cifra que saltaría hasta 20 o más en los países desarrollados.

Como en su momento lo hizo World Wide Web, Internet de las Cosas evolucionará por fases. En una primera, se prevé que generará un gran impacto sobre la calidad de vida de las personas y cambiará el modo en que trabajamos, nos relacionamos o nos divertimos. Aunque ya he citado algunos ejemplos también es necesario señalar que hay nuevas aplicaciones en desarrollo. Por ejemplo, pronto podremos colocar sensores muy pequeños en plantas o animales que informen sobre su estado de humedad o salud. También hay otros que pueden ingerirse y enviar datos desde el interior de nuestro organismo para ayudar a los médicos a tratarnos en trastornos o enfermedades. Otra aplicación en cartera facilitará la vida de nuestros mayores permitiéndoles seguir viviendo con comodidad y seguridad en sus propios hogares, al mismo tiempo que son monitorizados de forma continua por los servicios médicos o sus familiares.

Sin duda, la segunda fase tiene mucho que ver con el tratamiento de toda la información generada. El objetivo es convertirla en conocimiento útil. Siguiendo con el ejemplo de los micro-sensores, estos podrían utilizarse proactivamente para prever una enfermedad antes de que se produzca o para aprender de nuestros hábitos y adelantarse a nuestras necesidades. Es en este punto donde entramos de lleno en el campo del Big Data puesto que sería necesario procesar ingentes cantidades de información a fin de extraer un conocimiento útil. Tampoco hay que olvidar que las aplicaciones comerciales del Internet de las Cosas son enormes, con importantes ventajas en campos como la eficiencia o la rentabilidad. El IoT permitirá una relación directa y on-line entre las empresas y sus usuarios, reconfigurando por completo ciertas industrias y cambiando sus modelos de negocio.

Todo ello indica que estamos hablando de un campo más que propicio para la invención de alto valor añadido, con un ámbito e impacto mundiales, por lo que es un campo ideal para el I+D. España, que siempre se ha destacado por su creatividad, podría destacar. Estamos ante una nueva tendencia que generará nuevos mercados en la próxima década, mercados en los que nuestro país puede aportar mucho desde el principio. ¿Seremos capaces de hacerlo, o perderemos de nuevo el tren del desarrollo?

Moisés Camarero Aguilar
Director General
Grupo Compusof

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información